.comment-body { background: #FFFFFF; color: #000000; }

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¿Estuvo la Atlántida en la Antártida? Parte II

En el último artículo, hablé de la posibilidad de que la Atlántida fuese una realidad y no un mito. Se nos dice que no existió porque no hemos encontrado resto alguno de dicha civilización, lo cual a mí no me dice nada ya que se dijo lo mismo de Troya, Jericó, Herakleion en Egipto o Dwarka en la India (la legendaria ciudad del dios Krishna). De ellas sólo teníamos ecos y leyendas escritas que todos los "racionalistas" del momento dieron por historias imaginarias de aquellos que afirmaron en la antigüedad que su existencia fue real. La Atlántida de Platón es la última de esas ciudades supuestamente míticas y no reales.

También vimos una serie de evidencias de que los humanos debimos navegar por los océanos mucho antes de lo que la historia oficial nos cuenta. Sé que unas anclas de la edad de bronce frente a las costas de Cádiz no son suficiente prueba, pero en este artículo quiero presentaros una de las evidencias arqueológicas más contundentes y de las que nadie habla, pues desmonta la corriente oficial.

Antes de adentrarme en ellas, quiero detenerme un momento en explicaros que la cultura megalítica, en un principio se creyó que se expandió de oriente a occidente, hoy ya se sabe que fue precisamente al revés, la transmisión fue de occidente a oriente, siendo Francia, España y las islas británicas el origen de dichas estructuras y civilización megalítica. ¿Por qué es importante? Pues es evidente que lo más occidental que se podía llegar en aquella época hacia occidente sin navegación oceánica es al cabo del fin del mundo: El Finisterre, en España. Bien, las islas Azores se encuentran a 1.400 km de Lisboa, en mitad del océano Atlántico y es imposible que en la edad de bronce o incluso los romanos, llegase a dichas islas, de las que se nos dice que fueron colonizadas sobre el año 1500 de nuestra era... ¿Seguro? 

En la Isla del Pico, en las Azores, y aunque os parezca increíble, se han encontrado restos de más de 140 pirámides hechas de piedra seca (sin cemento) y cuya antigüedad se remonta como poco a la edad del bronce. Algunas de ellas alcanzan los 13 metros de altura y su forma sin duda recuerda a una mezcla de las pirámides aztecas y los zigurats de Babilonia. Más sorprendente aún es que al igual que sus hermanas egipcias o americanas, su funcionalidad y orientación siguen un patrón astrológico muy claro, siendo también monumentos funerarios a tenor de los restos humanos hallados en su interior. También es un hecho, que estas pirámides no las construyeron unos tripulantes de la antigüedad que se perdieron en la profundidad del océano y que naufragaron en las Azores, el complejo se sitúa en un área muy limitada de unos 6 km cuadrados y al igual que en Teotihuacan, la distribución de las pirámides configuran una enorme plaza central por no decir que estas están conectadas entre sí por túneles que hoy en día están parcialmente obstruidos o incluso al descubierto. Algo así, como todos comprenderéis, requiere mucha planificación, conocimientos técnicos y una sociedad consolidada. Las sorpresas no terminan ahí, pues en los túneles se han descubierto herramientas de piedra de una enorme antigüedad y que nos indican que muy probablemente debamos retrasar la edad del complejo, al 10-12.000 a.c., época en la que se sitúa la Atlántida. De nuevo nos encontramos con la mágica fecha ¿Pero quién construyó ese complejo? ¿Quién habitaba la isla si los portugueses las encontraron deshabitadas? Pues aunque os parezca increíble, quizás las islas fuesen visitadas durante mucho más tiempo del que creéis. 



Las sorpresas no terminan con las pirámides, en la propia isla también se ha encontrado los restos de lo que claramente es un columbario (estructuras funerarias donde varias civilizaciones de nuestro pasado remoto, como la romana, guardaban las urnas con las cenizas de sus difuntos) que data como poco, de la época de Roma. Sólo debís ver una comparación del columbario de Azores y de uno de los columbarios romanos de Jerusalem:

 Columbario en Azores
 Columbario en Jerusalem

¿Llegaron los romanos a las azores? ¿Fueron los cartaginenses? ¿Alguien anterior? Muy probablemente la respuesta sea sí a todas ellas. Los restos parecen indicar que las Azores fueron visitadas desde la edad de piedra, esto explicaría el por qué se han hallado pruebas arqueológicas de la presencia fenicia en América: la fuente magna en Bolivia por ejemplo, monedas romanas donde no deberían estar: Norteamérica. Quizás ambos pueblos: Roma y Cartago, conociesen de la existencia de dichas islas en mitad del Atlántico y de algún modo lograsen incluso llegar a las costas americanas de forma esporádica. Pero, ¿cómo conocían la existencia de las Azores? ¿Cómo es posible? Dejadme que estas preguntas las conteste un poco más adelante, pues las sorpresas que esconden Azores no terminan aquí. 

En el Pico, al igual que en Malta, se han descubierto por toda la isla raíles grabados en la roca viva y que en ambos casos van a ningún sitio: el mar. Su factura es idéntica a la de la isla de Gozo en Malta,u otros en Chipre, Cerdeña, Siracusa... Nadie sabe a día de hoy cuál era su funcionalidad pero yo, como persona nacida en un barrio marinero de una ciudad con uno de los puertos más importantes del Mediterráneo: Valencia, no puedo dejar de ver el paralelismo con los raíles de acero que hoy en día se usan en el puerto para sacar/devolver del mar los barcos que han de ser reparados o que acaban de ser construidos. Mi hipótesis es que su uso era el mismo que el de hoy en día y por tanto ambas islas debieron de tener un importante tráfico marítimo. 






¿Pero quién hacía navegación oceánica y de esa magnitud en la edad de piedra? De nuevo Platón nos da la respuesta: los atlantes. Bueno, has dicho que hay restos humanos en las pirámides de las Azores, ¿que nos cuentan? - Esto es lo más triste de todo, como estos restos destrozaban lo establecido, hasta hace muy poco y a pesar de conocer su existencia, no se han estudiado. Así actúan, por desgracia, la mayor parte de los "racionalistas" de hoy en día. Por fortuna, la veda se ha levantado y las excavaciones han comenzado, de las cuales espero ansioso sus resultados.

Hay demasiadas pruebas y evidencias que a día de hoy se esconden o no se estudian por no encajar en lo oficial. Pero no podréis negar que, al menos es muy curioso que los centenares de restos que no encajan, y que son pobres por sí mismos, todos observados conjuntamente se explican si damos por cierta la existencia de una civilización marinera relativamente avanzada antes de lo que creíamos. No, no estoy hablando de alienígenas, estoy hablando de un pueblo al estilo de Roma o un poco superior. En ese caso todo encaja, la mayor parte de los Ooparts (Objetos fuera del tiempo y del lugar) cobran sentido: La fuente magna, que se levantasen dólmenes y megalitos imposibles a lo largo de toda Europa (había una civilización con conocimientos relativamente tecnológicos que si tenía los conocimientos para hacerlos), los restos de Azores, Gobleki tepe, los templos de Cerdeña, Malta...

Pero no puedo dejar de lado la gran objeción de la oficialidad, la cual hay que reconocer que no es menor: ¿Dónde están los restos de semejante imperio? Es cierto que Tartessos, Cerdeña, unas pirámides en Azores son incongruencias pero no demuestran nada. La civilización tartéssica, aunque maravillosa, no parece ser el imperio atlante que nos dice Platón. Es cierto que, al igual que Homero con Troya, él mismo afirma que la historia de la Atlántida le llega a través de unos sacerdotes egipcios durante su visita al país del Nilo, pero nos asegura que esta es completamente real. Sin duda la narración nos llegó distorsionada, al igual que la Iliada de Homero. Por ejemplo, Platón nos dice que los atenienses derrotaron al belicoso pueblo atlante, lo cual es simple y llanamente imposible. Pero del mismo modo, la diosa Atenea no participó en la guerra de Troya, y sin embargo ésta existe. De todos modos, la historia oficial no deja de tener razón, Tartessos, la candidata mejor situada para ser la ciudad circular de Atlantis, no parece reunir la magnificencia que debió tener dicha ciudad. Eso es lo que me hizo plantearme que Cerdeña, Jaén o la perdida ciudad de Tartessos, que todo apunta a que este situada bajo las marismas de Doñana, fueran colonias de la gran urbe y no la propia capital. Pero entonces... ¿dónde? La geografía parece decirnos que no hay ninguna isla gigante hundida en el Atlántico, los continentes encajan, no hay hueco - os preguntaréis con razón, la cual os doy. Aunque os parezca una locura, creo que la isla de la Atlántida a día de hoy sigue siendo muy visible y no es otra que la mismísima Antártida. De nuevo os pido apertura de mente para ver las pruebas sin  prejuicios y haceros vosotros mismos vuestra opinión. A Schliemann también se le acusó de loco por buscar Troya o de mentiroso a Sautuola cuando dio a conocer al mundo Altamira.

Muchos conoceréis de la existencia del famoso mapa de Piri Reis, de 1513 y que se conserva actualmente en el museo Topkapi de Estambul. Es uno de los grandes ooparts de la arqueología, pues en él se muestra, mucho antes de que dichas costas fuesen exploradas por los descubridores españoles y navegantes portugueses e ingleses, las costas de Brasil, Argentina y lo que parece una parte de la Antártida. Más perturbador aún es la exactitud que muestra entre los diferentes puntos entre las costas europeas-africanas y las americanas, difícil de creer incluso para el siglo XVI. ¿Cómo es posible? - eso mismo me pregunté en un artículo de hace meses. La respuesta es obvia, más aún cuando el propio pirata turco afirma en una anotación en un lateral del mapa que este es una copia y parte de un mapamundi de otro mucho más antiguo: alguien navegó por aquellas costas mucho antes de lo que se nos ha dicho, pues la autenticidad del mapa de Piri Reis está fuera de toda duda.

A los más escépticos he de decirles que lo creáis o no, este no es el único mapa insólito que podemos encontrar. En el Museo Británico podéis encontrar el mapa de Oronce Finé, el famoso cartógrafo francés, en el que se observa una Antártida sin hielos. Todos sabéis que hoy en día el continente polar está casi completamente helado y que las costas que se observan no coinciden con la  tierra que hay bajo del hielo. Pues aunque parezca increíble, las costas que se dibujan en el mapa de Finé de 1531 se acercan en mucho a las que muestran los sonares debajo del hielo, e incluso podemos observar que están mucho más definidas que las europeas o africanas... por si no fuera suficiente, el mapa muestra accidentes geográficos, tales como cordilleras, que en la actualidad no son visibles pero que ciertamente la tecnología moderna ha demostrado que están en el mismo lugar en el que Oronce las situó. Simple y llanamente desconcertante. 







La única explicación posible a este mapa, es que fuese copia de otro perteneciente a una civilización anterior que circundó la Antártida cuando esta no estaba cubierta de hielo y el que sus costas estén más detalladas que las del resto del planeta sólo puede significar, a mi entender, que quién dibujó la Antártida, simple y llanamente vivía en el actual continente polar. ¿Por qué las costas del mapa no coinciden al 100% con las actuales? - preguntaréis, no pudiendo creer lo que el mapa muestra. 


Sencillo, ¿acaso los mapas del XVI muestran las costas del mediterráneo tal y como son realmente? Evidentemente no, los atlantes no eran extraterrestres, debieron estar muy avanzados pero como he comentado con anterioridad, ni mucho menos cerca de nuestro nivel tecnológico actual. Aun así, la precisión de la que hablas... cierto, pero hay otro oopart que podría dar explicación a la precisión en las distancias en los mapas que yo considero copias de otros de origen atlante: La máquina de Antiquitera, de la cual ya hablé en el artículo sobre los ooparts y a la cual se puede considerar como un primitivo ordenador analógico. ¿Por qué no hemos encontrado más máquinas de este estilo? Es evidente que como instrumento de navegación es impresionante, tanto como o quizás más que el moderno astrolabio. Una máquina así daría una ventaja enorme a cualquier flota e imperio, ¿por qué los griegos no la reprodujeron? ¿por qué no hay más restos de otras máquinas antiquitera? Muy probablemente porque fuese de origen atlante y de los pocos artefactos que pudieron salvarse del gran desastre que destruyo su civilización. Los griegos no supieron reproducirla porque no la entendían.

Dicho esto, mi hipótesis es que la Atlántida era un imperio marítimo radicado en una Antártida sin hielos que se expandió por todo el Atlántico muy probablemente por artilugios bastantes sofisticados como la máquina de antiquitera y que nos legó restos de su glorioso pasado en forma de mapas, restos de colonias en Europa, leyendas en Sudamérica y algún que otro oopart. Pero al contrario de lo que afirma Platón, no creo que la Atlantida se sumergiera en el mar, si no que se congeló y que muy probablemente sus restos se encuentren enterrados bajo una capa de hielo que en algunos lugares de la Antártida llega incluso a los 5 km de espesor. Sí que veo factible que su destrucción transcurriese en tan sólo un día y una noche, pues el fenómeno que teorizo que les destruyó y que os estaréis preguntando cual es, sucede así de rápido: Un cambio de eje de rotación de la Tierra.

Sí, creo que sobre el 10-12.000 a.c. la Tierra cambió su eje de rotación, pasando algunas tierras situadas en zonas relativamente cálidas a ser el centro polar o viceversa. Hay muchos estudios que afirman que los pasos de una era glaciar a una cálida, como la Riss o la Würm, fueron debidos precisamente a un cambio del eje de rotación, los cuales se sabe con certeza que ocurren cada cierto tiempo. ¿Pero, es eso lo que ocurrió en el 12.000 a.c.? ¿El cambio de la edad de hielo a nuestra actual edad cálida se debió a este fenómeno natural? Sabemos que antes de esa fecha Nueva York estaba bajo un enorme glaciar, pero, ¿los hielos se extendían hasta la actual gran manzana o es que su posición era mucho más cercana al polo norte físico? Muchos dirán que es una aberración pues está establecido que algo así sucedió por última vez hace muchas decenas de miles de años, pero es una teoría que ha sido defendida por geólogos como Hapgood, a quien el mismísimo Albert Einstein escribió el prólogo del libro en el que explica esta teoría por considerarla brillante. Un cambio del eje de rotación explicaría el famoso diluvio o las gigantescas inundaciones de las que hablan todas las culturas del planeta. El clima se descontrolaría, grandes masas de agua se desplazarían, inundando tierras antes emergidas, como el Mediterráneo, zonas que eran vergeles se convertirían en desierto como el Sahara y una civilización en un continente templado se vería de la noche al día en mitad del Polo Sur y moriría, a excepción de los pocos afortunados que lograsen escapar y los ciudadanos de sus colonias, las cuales,  privadas de su metrópolis, debieron hundirse en el caos.

Pero, ¿hay pruebas de todo esto? - querréis saber, de nuevo no tengo pruebas sólidas, pero hay muchos pequeños indicios que hacen pensar que así fue, como la increíble cantidad de mamuts, tigres de las cavernas, reptiles que quedaron congelados en Siberia casi criogenizados. Bueno, en Siberia hace mucho frío - es cierto, pero lo que muchos no sabréis es que en algunos de esos mamuts, por ejemplo los encontrados  en 2013 en las islas siberianas de Lyakhovsky, se han encontrado restos de comida en la boca y en el estómago de vegetación que sólo crece en climas templados ¿Cómo puede ser? Es evidente que esas plantas no pueden crecer en un clima como el siberiano, ¿qué hacen entonces entre sus dientes? Bien sencillo, esos animales vivían en un clima más templado y al igual que la Antártida, en 24 horas se vieron casi en mitad del Polo Norte congelándose casi in situ. Es la única explicación para explicar la presencia de esas plantas en sus estómagos. Sólo quiero que giréis el mapa mundi hacia la derecha unos grados y todo coincide: Nueva York se convierte casi en el Polo Norte, Siberia se sitúa en la actual posición de China donde podrían encontrase las plantas aparecidas en el interior de los mamuts, la Antártida en Argentina por lo que no tendría hielos y el Sahara casi en el ecuador donde podría ser un vergel... Curioso que todos los climas que parece que hubieron en todos esos lugares en la antigüedad se expliquen si los movemos simple y llanamente girando el eje de rotación de la Tierra ¿no?

¿Hay restos en la Antártida? - preguntaréis, algunos ven pirámides donde otros ven montañas, respecto a esas fotografías no puedo decantarme, pero si hay una realmente misteriosa, se puede observar por google maps y se encuentra al sur de la cordillera de shackleton, la imagen muestra  lo que es claramente un cuadrado de exactamente 2 km cuadrados, cuyos lados están perfectamente alineados con las coordenados norte-sur y este-oeste, con una simetría de ángulos rectos, triángulos equiláteros perfectos... ¿Es esto una formación natural? ¿Puede la naturaleza hacer semejantes patrones todos a la vez? No lo sé, pero ya sabéis que no creo en las casualidades. 

Son demasiados los misterios, demasiadas pequeñas pruebas fuera de lugar, demasiadas leyendas idénticas en todas las culturas que encajan a la perfección si damos por cierta esta teoría. Esto es lo que me hace suponer, a groso modo, que es cierta. Al menos, como siempre, espero que os animéis a formaros vuestra propia opinión y cualquier opinión que tengáis de cualquier tema sea vuestra, razonada tras haber visto todos los puntos de vista.


No hay comentarios :

Publicar un comentario